hacer el bien

“Haz bien y no mires a quien”

Cuando era una niña mi abuelo materno insistía mucho en que tuviera siempre en cuenta el refrán “Haz bien y no 

hacer el bienmires a quien”. Fue tanta su insistencia que poco a poco fui tomando esta frase como un talismán y trataba de aplicarla siempre. Hasta que convertí la practica de hacer el bien en un habito.

Ahora cuando miro mi vida en retrospectiva, me he dado cuenta que todos los logros y éxitos obtenidos han sido en gran medida gracias a que continuamente estoy haciendo el bien o al menos lo intento.

Actualmente estoy participando en el Reto de la Abundancia, durante 90 días un grupo de personas entre las que me encuentro, nos dedicamos a realizar ejercicios prácticos para enviar, gratitud y bendiciones a los demás, de esta forma nos ayudamos unos a otros a no rendirnos ni renunciar a nuestros sueños.

Considero que una de las enseñanzas más importantes que hemos aprendido es la siguiente:

Aun cuando estamos enfocados y hemos aprendido a estar en contacto con nuestro ser interior, encontrar prosperidad puede ser un reto. Es cierto que el incremento en riquezas,  puede mejorar cada aspecto de nuestras vidas, pero si no tenemos cuidado, podemos engañarnos al creer que nuestra felicidad depende de la continua entrada de dinero. Cuando nos volvemos dependientes de cualquier cosa o persona para ser felices, inmediatamente empezamos a temer qué pasará si lo perdemos y comenzamos a alejar la felicidad.

Por esta razón  mientras transitamos por el camino de la prosperidad, buscamos mantenernos separados de lo que buscamos. Aunque parezca ilógico, el estar separado no significa alejarnos de lo que deseamos. Separarnos significa cambiar nuestra necesidad de controlar cómo deseamos que se dé la experiencia por el simple deseo de dejar que la experiencia suceda. Significa soltar lo que deseamos de la manera limitada como lo vemos, para que podamos experimentarla de la manera rica, completa y afirmante en la que desea fluir hacia nosotros. Y esto significa darle a lo que deseamos, el espacio y la libertad que requiere para entrar.

Les pongo un ejemplo para que sea mas fácil de entender: cuando somos jóvenes, generalmente nos enamoramos o nos gusta una persona y comenzamos a hacer de todo tipo de cosas para que esta persona se fije en nosotros y ser correspondidos, pero sucede todo lo contrario, la persona se aleja, mas y mas. Cuando decidimos no insistir más e ignoramos a la persona pues sucede que la persona comienza a buscarnos, porque la hemos liberado, la hemos dejado fluir y de esta manera la atraemos mas rápido, así sucede con todo.

haz a una persona felizUna manera sencilla para aplicar  el  soltar tus deseos es con tus bendiciones. Si lo que deseas es tener más dinero, no sólo te imagines volviéndote rico, también dedica algo de tiempo a visualizar a otros prosperando en su economía también. Si lo que buscas es mayor felicidad, visualiza a los demás llenos de alegría. Si lo que deseas es una relación amorosa, visualiza a los demás siendo amados incondicionalmente. Cuando estás dispuesto a dar a los demás lo que deseas para ti, no solamente bendices el mundo a tu alrededor, sino que abres el flujo de cosas buenas para todos, incluyéndote a ti. Y así, lo que  siembras,  cosechas (lo que haces, se te devuelve). Así funciona el mundo.

Te recomiendo que tengas siempre esta afirmación presente:

 

“Lo que doy a los demás se me regresa.”

deja un comentario

Te envío una lluvia de BENDICIONES ESPECIALES de amor, sabiduría, salud y prosperidad, para ti y los tuyos!

Un abrazo,

firma

3 thoughts on ““Haz bien y no mires a quien”

  1. pilar Casaseca

    febrero 10, 2015 at 10:58pm

    Doy gracias por haberte conocido ! dejas LUZ por donde vas GRACIAS MIL

    • Niurka

      febrero 11, 2015 at 10:13am

      Gracias Pilar, para mi tambien es un placer contar con tu amistad. Me da gusto que te guste lo que hago. Un fuerte abrazo, Niurka

Deja un comentario

Your email will not be published. Name and Email fields are required.